Desobediencia civil: Bilin

September 14, 2018

El terreno desgastado en línea recta es la cicatriz que queda del muro, victoria sin precedentes de un pueblo palestino contra el apartheid israelí. Sin embargo, al levantar la vista del suelo se observa nuevamente esa mole de 8 metros, desplazada algo más allá, evidenciando que la injusticia continúa, pero también la lucha.

 

Desde el pueblo de Bi´lin se lleva a cabo una resistencia popular frente a la ocupación que ha sido imitada en otros puntos de Cisjordania. Los comités de lucha no violenta han tenido que recorrer un arduo camino hasta ser reconocidos. En una población que sufre las consecuencias de la violencia y superioridad militar israelí, parecía imposible implementar una resistencia no violenta de manera satisfactoria. Poco a poco fueron haciéndose con la opinión pública palestina hasta que finalmente las autoridades palestinas han acabado por felicitar una lucha que hace años ridiculizaban por sus escasas perspectivas de éxito.

 

Se organizan en torno a un Comité Popular en el que participan todas las personas que lo deseen, incluso niños y ancianos, pues una de las ventajas de este tipo de resistencia es que es accesible a todos. También cuentan con el apoyo de activistas internacionales e incluso israelís que consiguieron superar la desconfianza inicial de los palestinos.

El comité trabaja por los intereses del pueblo, por lo que toda afiliación política queda al margen. Se reúnen semanalmente para organizar las manifestaciones de los viernes, que se caracterizan por su originalidad y por servirse del arte y la música en sus reivindicaciones.

 

Además trabajan con los medios de comunicación para transmitir una imagen menos distorsionada del sufrimiento de la población palestina y de sus modos de resistencia, intentando acabar con esa persistente vinculación con el terrorismo. Para ello, durante las manifestaciones los periodistas tienen que trabajar en conjunto y cubrirse entre sí para evitar que los soldados rompan las cámaras o destruyan todos los archivos obtenidos.

Por otra parte cuentan con apoyo legal que proporciona defensa y ayuda a los detenidos y que denuncia las ilegalidades cometidas por el ejército ante los tribunales.

 

Así fue como en 2007 se logró, que tras rechazar tres veces el recurso, la Corte israelí decretase el derribo del muro que atravesaba Bilin, asumiendo que la construcción del mismo no obedecía a razones de seguridad, sino al anhelo de confiscar tierras para integrarlas en los asentamientos colonos de la zona. Se modificó así la ruta que sigue el muro de separación, recuperándose 65 de las 130 hectáreas de tierra usurpadas, vitales para un pueblo cuya principal fuente de ingresos es la agricultura.

 

No obstante esta pequeña victoria lejos de conformar a los habitantes de Bilin, les alienta para seguir luchando, a pesar de que la resistencia acarrea graves consecuencias. En los últimos años 165 niños han sido encarcelados con penas de entre 4 y 18 meses además de una sanción económica. Dos personan han sido asesinadas durante las manifestaciones. Las incursiones nocturnas en las casas, con los soldados armados y la cara cubierta son cotidianas, las encarcelaciones completamente arbitrarias, los disparos con fuego real que ya han dejado cientos de heridos en el pueblo y toda una retahíla de atrocidades, que de nada sirve enumerar sino se comprende que detrás de cada una hay una historia. Y que a pesar de todas ellas la resistencia continúa para un pueblo que se niega a morir en silencio.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

October 18, 2018

September 19, 2018

September 14, 2018

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags