SABAH ELKHER

August 14, 2017

‘’Sabah elkher’’, repetimos una y otra vez todas las mañanas, en un intento de romper con la barrera del idioma. Pero hoy, una inocente sonrisa nos recordó que la infancia en el Aida Camp no entiende de límites. Los ojos y las manos pasan a ser las perfectas herramientas de comunicación, y sin necesidad de palabras nos adentramos en una conversación infinita que lo único que traduce es la necesidad de evadirse de la realidad que les rodea en forma de un alto muro.

Y así, cada mañana, entre el balón prisionero, carreras de relevos y el pañuelo, intentamos regresar a nuestra niñez. Sin darnos cuenta de que en realidad tratamos con adultos que te tienden su mano invitándote a pasear por las arrugas que guardan sus ojos.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

October 18, 2018

September 19, 2018

September 14, 2018

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags