AUTORIDAD NACIONAL PALESTINA - RAMALLAH

Ramallah y los leones de su plaza de estilo nazarí nos transportan al corazón de Cisjordania, un remolino de estrechos callejones, dulces glaseados de miel y hojaldre, crujientes frutos secos y distinguidas especias de toda textura y color. Los comerciantes nos reciben con los brazos abiertos gritando y ofreciendo con orgullo su preciado género.

La primera ciudad palestina destaca por su marcado carácter político, bastión del exlíder de Al Fatah durante la segunda intifada, Yasir Arafat, y lugar donde reposan sus restos mortales.

Tras visitar el museo del famoso poeta y dramaturgo Magmut Darwish y una exposición con los testimonios de exiliados de la Nakba acudimos a escuchar a la controvertida Autoridad Nacional Palestina.

Al entrar en la sede, sita en un rascacielos desde el que se alcanza a ver Tel Aviv y Jerusalén en los días claros, sentimos haber entrado a la cueva de Alí Babá y los 40 ladrones del mundo moderno.

Es muy difícil para nosotros confiar en un organismo cuyo funcionamiento genera semejante rechazo por parte del propio pueblo palestino, que se sintió engañado y avergonzado tras los acuerdos alcanzados en Oslo en el 94, y que acusa a la Autoridad Palestina de no celebrar elecciones democráticas desde el 2006, de colaboracionista o subordinado del gobierno israelí y del desvío reiterado de los fondos humanitarios que envían la UE y Naciones Unidas. Allá donde no hay transparencia económica y política se instauran inevitablemente la desconfianza y el recelo. Sin embargo, hemos venido a conocer y transmitir la realidad del conflicto y ello implica no leer siempre la prensa que reconfirma nuestras ideas.

El recibimiento digno de un marahá persa nos hace sentir incómodos. Comienza la charla por un funcionario del departamento legal del Ministerio del Muro acercándonos al conflicto desde una perspectiva institucionalista, centrada en los datos y con una visión aséptica, extremadamente neutral. "No hay vuelta atrás, debemos convivir con el Estado Israelí, aunque los asentamiento deben detenerse para después negociar la paz" nos dice. Al rato entra un político que nos hace recordar a los cerdos vestidos de gala de Orwel y desbanca literalmente al funcionario para ocupar la presidencia de la mesa. Un triste reflejo sociológico. Se observan innumerables tópicos en su simple discurso aprendido de carrerilla contra el cual sería difícil estar en desacuerdo y generar debate, pues emplea frases del tipo "hay que resistir" o "debemos seguir luchando", sin adquirir la más mínima profundidad en el análisis del conflicto o del trabajo que desempeña su organización. Se marcha apresurado sin aceptar preguntas para asistir a la celebración de un acto.

La cita concluye y nos dirigimos al bello entramado de olivares de Bil´in donde agradecidos nos encontraremos con la antítesis de la demagogia y una de las experiencias más enriquecedoras de nuestro camino.

#ramallah #leones #nazarí #corazón #cisjordania #callejones #orgullo #ciudad #palestina #política #alfatah #intifada #segundaintifada #yasirarafat #museo #poeta #dramaturgo #magmutdarwish #exposición #testimonios #exiliados #nakba #autoridadnacionalpalestina #rascacielos #telavivi #Jerusalén #alíbabá #organismo #pueblo #palestino #engaño #oslo #94 #1994 #2006 #colaboracionismo #desconfianza #nacionesunidas #UN #UniónEuropea #UE #economía #democracia #fondoshumanitarios #prensa #marahá #ministeriodelmuro #muro #institucionalidad #estado #estadoisraelí #datos #paz #negociar #orwel #resisitir #lucha #olivares #bilin #demagogia #camino

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square